¡¡¡Feliz Pascua de Resurrección a todos!!!

Compartimos con todos las imágenes de la noche Grande,donde celebramos la VIDA vence a la MUERTE.
Pinchando en la imagen superior podrán ver las imágenes de las vigilias de las dos parroquias,La Candelaria y el Santo Cristo.

PROCESIONES DE ESTE VIERNES SANTO
Excelente participación en las dos procesiones de este Viernes Santo.  Mucho respeto, silencio y emoción. El recorrido por las diferentes calles del pueblo fue bien acogido por todas las personas que participaron.
Aquí pueden ver bastantes fotos de las dos procesiones.
Pinche en el siguiente enlace:



FOTOS DEL JUEVES SANTO EN LAS PARROQUIAS DE INGENIO



JUEVES SANTO: HOY, HORA SANTA, HORA DE ORACIÓN, DESPUÉS DE LA MISA
Esta tarde, eucaristía a las 6 de la tarde en la iglesia del Cristo.
En La Candelaria, a las siete y media de la tarde.
Invitamos a tener un encuentro de oración en el Monumento a Jesús.
A las 9 de la noche, en El Cristo. Con la Hermana Esperanza Benítez
A las 10 de la noche en La Candelaria. Con el teólogo José Manuel Castro Cavero.
La iglesia permanecerá abierta hasta las 12 de la noche para facilitar la oración de los que lo deseen.



UN JUEVES PARA LAVAR LOS PIES

Hoy, jueves santo, en cada iglesia, se repite el gesto que hizo Jesús: lavar los pies a los demás. En los tiempos de Jesús, cuando un invitado entraba  a una casa,  se le acogía facilitándole el lavarse los pies. Era lo lógico ya que las personas solían caminar descalzos o con sandalias para por aquellos caminos secos y polvorientos. La familia que acogía ponía una palangana  con agua a disposición del visitante, y este se lavaba los pies. Y si era una familia acomodada y  tenía esclavos, era  a ellos a quienes correspondía hacer este trabajo.
            Si alguna vez   el anfitrión  lavaba los pies al invitado  era señal de humildad y de mucho afecto hacia  la persona que acogía.   Por eso a los discípulos extrañó que Jesús se pusiese a lavar los pies de los apóstoles. En su lógica, tendrían que ser ellos quienes lavaran los pies a Jesús. Esa es la razón de la protesta de  Pedro.
Lavar los pies a otro, entonces y ahora, es signo de servicialidad. Que en la misa de este jueves los sacerdotes se pongan a lavar los pies a un grupo de personas no es nada baladí. Es manifestar con un gesto que no se es cura para ser servido sino para servir. Lo que Jesús enseñó.Si se hace  con sinceridad, si no se convierte en un simple rito litúrgico, es algo urgente y necesario. Los curas tenemos que agacharnos a lavar los pies. Y eso, con todo el sentido que tiene el gesto. Lavar los pies es servir, ayudar, no buscar privilegios, no ser exigente, hacerse igual, abandonar el lucimiento, la prepotencia, el señor don.  
Jesús sabe que está cerca el momento de su muerte. Le quedan pocas horas. Está emocionado y triste.  Y escribe su testamento con gestos claros de amor. Tiene que decir a sus amigos que les quiere, que da la vida por ellos y que también ellos deben estar dispuestos a dar la vida por los demás. Que los ha elegido no para aparentar, para lucirse. Ni para mandar. Por eso les lava los pies y les dice que hagan lo mismo. Se hace pan para que también ellos estén dispuestos a ser comida, alimento  y fortaleza de las comunidades.
Este Jueves santo  de 2019 se escuchan muchas promesas, muchas buenas intenciones y algunas mentiras. Estamos en campaña electoral. Todos, pregonando lo bueno que son. También entre los cristianos a veces nos creemos más buenos de lo que somos. Los más chachis. No se lo crean. Lo bueno y lo malo hay que demostrarlo. Y lo bueno se demuestra lavando pies.
Hoy tengo un recuerdo para las personas que hoy no hacen el “signo” de lavar los pies sino que los lavan sin metáforas: Auxiliares de enfermería que lavan y bañan y cuidan en los hospitales. Trabajadores y voluntarios de hogares, residencias, prisiones, grupos de cáritas,  que ponen amor en lo que hacen.
Jesús celebra hoy su “primera misa” y nos invita a nosotros. Invita a todos. Porque la eucaristía no es para los buenos o los que se creen buenos. Es para todos los que quieran responder a la propuesta de Jesús que hoy seguimos escuchando: “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros como yo les he amado”.
Si quieres ser voluntario en una ONG, si qui
eres dedicarte a la política, si quieres ser cura, si crees que la profesión de médico o maestro o trabajo social es una vocación, aprende primero a lavar los pies.

A mí, que soy párroco,  me toca hoy lavar los pies. No será a doce hombres. Jesús los lavó a 12 porque eran doce los que estaban. Hoy pueden subir al  altar  quienes quieran, da lo mismo la cantidad o si son hombres, mujeres, niños o niñas.  Hoy me toca hacer el signo. Pero debo hacerlo de verdad todos los días del año.  Y también debo dejar que alguien me lave los pies. El servicio entre los cristianos debe ser mutuo. Porque somos hermanos.

Jesús Vega Mesa



Escribe Paco Mira:
LA PARTICULAR CAMPAÑA ELECTORAL DE LA LUZ

             Bueno, todo camino tiene su comienzo, aunque probablemente hayamos pensado que esta historia ya había comenzado. Pero me he dado cuenta que el final tiene que ser el principio, sino todo lo que estamos haciendo no tiene sentido. No hace mucho compartía con ustedes que estando en campaña electoral, esta no es más que el final de un principio. Es decir, lo que de verdad empieza es a partir de que el candidato que mayor número de votos tenga, ha de empezar a realizar lo que ha prometido.
       Jesús, en esta semana, en su "particular campaña electoral" nos ha prometido servicio, "vengo a servir como el que más", "el que quiera ser el primero que sea el último". Nuestros políticos, nosotros... no estamos al servicio de nuestros propios intereses. El mensaje de la buena noticia, el mensaje del evangelio es un mensaje al servicio de los demás y en especial de los más desfavorecidos. Ahora que llega el veintiocho de este mes, parece que hay menos gente durmiendo en las calles, a los que lo hacían parece que se les han agilizado los papeles. ¡Que casualidades tiene la vida!, pero ¿si no llega a haber elecciones, habría la misma celeridad?. Jesús lava los pies; pies de tantos y tantos que hoy en día siguen teniendo callos de deambular por las calles solicitando nuestra generosidad y comprensión.
       Jesús, en esta semana, en su "particular campaña electoral", nos promete sacrificio y entrega. Las palabras se las lleva el viento. Probablemente nuestros políticos, en estos días, se queden afónicos de tanto decir que van hacer, a realizar, a construir, a remediar, a favorecer.... pero claro del dicho al hecho..... va un trecho que probablemente no sea corto. Jesús, como nosotros, no quiere tampoco el sacrifico por el sacrificio "Padre si es posible que pase de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya". Jesús es solo amor y como tal se entrega, se parte y se reparte. Sus brazos extendidos en una cruz, no son el signo del sufrimiento masoquista, sino que son el abrazo de entrega en tantas y tantas cruces que en la actualidad sigue habiendo: violencia, guerras, abusos, flujos migratorios provocados, especulaciones monetarias... cualquier cosa, menos el valor de la vida humana.
       Jesús, en esta semana, en su "particular campaña electoral", nos cede el protagonismo, para que no seamos testigos mudos de una realidad que no acabamos de comprender: Y la campaña de la luz, no es la de Unelco: ¡Qué hacen mirando al cielo!. Dice el evangelio que las mujeres - esas a las que a veces les negamos su particular oportunidad en esta bendita Iglesia - fueron las primeras en ir corriendo al sepulcro. Tienen prisa, tenemos que tener prisa, porque lo mismo que al político se le agota el tiempo si no empieza a trabajar ya, para nosotros "mañana es tarde". La buena noticia tiene que ser ya. La luz ha aparecido y ya hemos tenido que asumirla como real. Ha resucitado y camina con nosotros. Que pena que no lo sepamos reconocer en quien camina a nuestro lado.
       Ya ven amigos que la semana, lo mismo que ha empezado, termina, pero para nosotros empieza ahora lo bueno. Empieza lo que decimos que creemos. Empieza lo que decimos que tiene que ser verdad y por ello creemos. Creemos en la resurrección de los muertos, de los que nos han precedido porque también nuestro hermano Jesús también lo hizo por ello no es vana nuestra fe. Por ello tiene que ser la campaña de la luz, que alumbra, porque nosotros hacemos que así sea.
       Con esta carta hemos llegado a las 300. Gracias por estar al otro lado compartiendo experiencias

       Feliz  Pascua
       Hasta la próxima
       Paco Mira




MIÉRCOLES SANTO, PROCESIÓN:
“NO IMPORTA LA LLUVIA”
                A punto estuvo de no salir hoy la procesión. Justo a la hora de salir, lloviznaba débilmente. Pero no era cosa de arriesgarse mucho. Después de mirar al cielo, consultar y dialogar, se optó por reducir los tronos y el recorrido. Un solo trono, el de Jesús con la cruz a cuestas y un itinerario más reducido de lo previsto.
Paramos delante de la Asociación de Vecinos Chaxiraxi, que estaba muy bien preparada para recibir a Jesús. Y un grupo de niños que acompañaron con faroles hasta la iglesia.  Al final, resultó muy bien. Y el tiempo agradable nos acompañó.
Este Jueves Santo, las celebraciones litúrgicas, en el Día del Amor Fraterno, comienzan a las 6 de la tarde en la Parroquia del Cristo. Y en La Candelaria, a las 7,30 de la tarde.  Posteriormente habrá una Hora de oración ante el Santísimo en una y otra parroquia.
Las fotos de la procesión, pinchando en este enlace:


LA PROCESIÓN AL SEQUERO CON JESÚS ATADO A LA COLUMNA
Mucha gente en la procesión. Ambiente de oración, canciones, calles enramadas con palmas, altares en diferentes casas. Jesús fue muy buen recibido en El Sequero. La ermita de Santa Rita, abierta y en la puerta, la imagen de Santa Rita. También una Dolorosa que algunos niños llevaron y adornaron por su cuenta.  Un martes santo que no se olvida.
Y mañana, MIÉRCOLES SANTO, otra vez en procesión.
Recordamos los actos del MIÉRCOLES: Misa a las 6 en la Parroquia del Cristo. Via Crucis preparado por el grupo de Cáritas.
A las 7,30, la eucaristía en la parroquia de La Candelaria. A las 8, procesión  con la imagen de Jesús con la cruz a cuestas por la zona de La Bagacera y La Tarifa.
Las fotos del Martes santo, pinchando en este enlace:


 “ECHARLE UNA MANO A DIOS”

En una obra del escritor brasileño Pedro Bloch encuentro un diálogo con un niño que me deja literalmente conmovido.
— ¿Rezas a Dios? —pregunta Bloch.
— Sí, cada noche —contesta el pequeño.
— ¿Y que le pides? — Nada. Le pregunto si puedo ayudarle en algo.
Y ahora soy yo quien me pregunto a mí mismo qué sentirá Dios al oír a este chiquillo que no va a Él, como la mayoría de los mayores, pidiéndole dinero, salud, amor o abrumándole de quejas, de protestas por lo mal que marcha el mundo, y que, en cambio, lo que hace es simplemente ofrecerse a echarle una mano, si es que la necesita para algo.
A lo mejor alguien hasta piensa que la cosa teológicamente no es muy correcta. Porque, ¿qué va a necesitar Dios, el Omnipotente? Y, en todo caso, ¿qué puede tener que dar este niño que, para darle algo a Dios, precisaría ser mayor que El? Y, sin embargo, qué profunda es la intuición del chaval. Porque lo mejor de Dios no es que sea omnipotente, sino que no lo sea demasiado y que El haya querido «necesitar» de los hombres. Dios es lo suficientemente listo para saber mejor que nadie que la omnipotencia se admira, se respeta, se venera, crea asombro, admiración, sumisión. Pero que sólo la debilidad, la proximidad crea amor. Por eso, ya desde el día de la Creación, El, que nada necesita de nadie, quiso contar con la colaboración del hombre para casi todo. Y empezó por dejar en nuestras manos el completar la obra de la Creación y todo cuanto en la tierra sucedería.
Por eso es tan desconcertante ver que la mayoría de los humanos, en vez de felicitarse por la suerte de poder colaborar en la obra de Dios, se pasan la vida mirando hacia el cielo para pedirle que venga a resolver personalmente lo que era tarea nuestra mejorar y arreglar.
Yo entiendo, claro, la oración de súplica: el hombre es tan menesteroso que es muy comprensible que se vuelva a Dios tendiéndole la mano como un mendigo. Pero me parece a mi que, si la mayoría de las veces que los creyentes rezan lo hicieran no para pedir cosas para ellos, sino para echarle una mano a Dios en el arreglo de los problemas de este mundo, tendríamos ya una tierra mucho más habitable.

(José L. Martín Descalzo)



EL SEÑOR EN EL HUERTO EN PROCESIÓN POR EL ALBERCÓN Y LOS MILINILLOS (INGENIO)
Durante una hora, estuvo la procesión de la imagen de Jesús en el Huerto de los Olivos por diferentes calles de la zona alta del pueblo de Ingenio: El Albercón y Los Molinillos. A la llegada al templo, después de una breve oración, el Grupo Técnico se puso manos a la obra para la preparación de la procesión de mañana: Cristo atado a la columna que irá hasta el barrio del Sequero.
Las imágenes de la procesión pueden verlas pinchando en el siguiente enlace: