“Estamos seguros de haber pasado de la muerte a la vida, porque amamos a nuestros hermanos”(San Juan 3, 14-16)